Nos encanta desempolvar los álbumes de infancia de las celebrities. Casi todos, antes de llegar a ser esos rostros perfectos y deseados, pasaron por una adolescencia dura... físicamente hablando. Robert Pattinson no es diferente al resto de mortales. Hemos descubierto que en su más tierna infancia era un rubito de ojos claros, al que daban ganas de morder los mofletes, pero conforme fueron pasando los años... ¡sus pintas fueron empeorando!

El actor que saltó a la fama por interpretar a Edward Cullen, en la Saga Crepúsculo, ha ido cambiando y de qué manera...  Lo sentimos chicas, sabemos que sois muchas las que adoráis a Rob pero su adolescencia no tuvo que ser nada fácil en el instituto. Eso sí, Pattinson es como el buen vino...

La verdad es que cuesta creer que nuestras celebrities, con el glamour que derrochan en cada momento de su vida, tuvieron un pasado en el que fueron 'patitos feos'. Pero así es la cruda realidad y ellos no son tan diferentes al resto de humanos.