Con las declaraciones de Robert Pattinson sobre que las estrellas juveniles deberían ir a terapia, nos hemos dado cuenta de que habría estado mejor calladito. El actor aconsejaba acudir a un especialista para no armar los escándalos que muchos protagonizan cada dos por tres. ¿Pero no se acuerda de toda su historia con Kristen Stewart ni de la noche loca con Katy Perry? Como Rob, son muchos los famosos que deberían pensar un poco antes de soltar lo primero que les pase por la cabeza. ¿Quieres saber quiénes son?

Jennifer Lopez quizá debería asistir a clases de vocabulario para aprender el significado de algunas palabras. La cantante aseguró en una ocasión: "No he cometido ningún delito, lo que hice fue no cumplir la ley". Jennifer hubiera estado más guapa con la boca cerrada, como Justin Bieber, que también suelta de vez en cuando alguna perlita: "Rihanna me acaba de dar un beso. Creo que no volveré a lavarme la cara".

Lo de Britney Spears y Paris Hilton ya es de otro nivel. La cantante afirmaba muy segura el motivo por el que no quería ir a Japón: "Nunca he querido ir a Japón, sencillamente porque no como pescado, y sé que el pescado es muy popular en África". Pero la frase de Paris preguntarle por su novio, también es de esas que deberían pensarse antes: "Mi novio es un empresario que trabaja en una empresa".

A Christina Aguilera le va mucho la juerga, pero con lo que salió por su boca en una ocasión, nos hace pensar si de verdad sabe dónde está cada vez que sale: "Dónde se celebra este año el festival de Cannes?". La que sí que sabe dónde está es Victoria Beckham, aunque no será por lo que aprende a través de la lectura, como ella dijo una vez: "Nunca en mi vida he leído un libro. No me da tiempo, prefiero comprar discos".

Algunos cantantes deberían dejar el micrófono aparte algunas veces para no hablar más de la cuenta. Mariah Carey está obsesionada con su cuerpo, aunque la comparación que hizo no fue la más oportuna: "Siempre que veo la TV y veo a esos pobres niños hambrientos en todo el mundo, no puedo evitar llorar, Bueno, quiero decir que me encantaría estar así de flaquita, pero no con todas esas moscas, muerte y esas cosas alrededor".

Enrique Iglesias, por su lado, parece que entiende mucho de psicología femenina: "La regla y el embarazo hacen más difícil ser mujer", mientras que otro de nuestros internacionales, Alejandro Sanz, sabe exactamente el día que se va a morir, y ya lo tiene todo planeado: "Me gustaría planear bien mi funeral, no quiero uno aburrido, quiero uno con flamenco".

Alaska tampoco estuvo oportuna en uno de sus comentarios: "No sé lo que cuesta una copa en una discoteca. Solo tomo una y nunca la he pagado". Ya sabemos que las celebrities tenéis todo tipo de privilegios... ¡Pero córtate un poco!