Robert Pattinson ha sido esta vez quien ha protagonizado un numerito a la salida de un club nocturno en Hollywood. El actor disfrutaba de la noche y del concierto del grupo 'Bobby Long' rodeado de amigos en la sala 'El Trobador', cuando al terminar la fiesta todo sucedió.

El vampiro más guapo de todos los tiempos parecía llevar alguna que otra copita de más y para demostrarlo, agredió a uno de los guardias que velaba por su seguridad a la salida de la sala. Parece que no le hizo nada de gracia encontrarse a una gran avalancha de fotógrafos por las calles de Hollywood, siendo conscientes de su estado de embriaguez.

Según los últimos acontecimientos, todo apunta a que Rob quería disfrutar de la noche y ahogar sus penas para olvidar definitivamente a Kristen Stewart, de quien parece estar todavía enamoradísimo 'hasta las trancas', según confesaba un amigo del actor a la web Hollywood Life. La actriz también agredió verbalmente hace poco a un paparazzi por preguntarle por Pattinson, lo que demuestra que hasta los malos humos tienen en común... ¡Si es que están hechos el uno para el otro!