Este miércoles el kiosko semanal nos dejaba de piedra ante las revelaciones de Dulce, la ex niñera de Chabelita, que ha confesado que Julián Muñoz la acosaba sexualmente a diario. Unas declaraciones cargadas de polémica que dejan entrever que dentro de Cantora hay muchos secretos todavía por desvelar.

Al igual que ella, han sido muchos los famosos que tarde o temprano han revelado por sí mismos o a través de otras personas sus ‘top secrets’ mejor guardados, sobre todo en el ámbito sexual. Así hemos podido saber que a Rihanna le va el sexo duro, Megan Fox es insaciable, a Eva Longoria le encantan los jueguetes eróticos, para Angelina Jolie el sexo es una adicción o a Christina Aguilera le encanta atar con esposas a sus parejas.

En cuanto a problemas psicológicos, muchas han sido las celebrities que se han dado a las drogas desde muy jóvenes, como fue el caso de Drew Barrymore o Demi Lovato, o aquellas otras que han acabado autolesionándose, como fue el caso de Johnny Depp, que se cortaba con un cuchillo para “conmemorar ritos de pasaje de su vida”, Courtney Love, que lo hacía “cada vez que estaba atravesando un trauma emocional” o Lady Di, que también reconoció que en sus peores momentos hubo algún momento en el que realizó actos de “automutilación”.

Por otro lado, compañeros de trabajo o fuentes cercanas a artistas de la talla de Selena Gomez o Joe Jonas también han sacado a la luz sus secretos mejor guardados. Por ejemplo, compis de Disney aseguraron que Sele estaba “insanamente delgada y es mucho más tonta y menos reservada de lo que parece en las entrevistas”, o Joe, que a pesar de sumarse a la farsa junto a sus hermanos de los anillos de castidad, “era el peor de los tres”. La que no sale tan mal parada es Miley Cyrus, de quién se dijo: “Nunca fue tan mala como nos han hecho creer, pero sí es cierto que a los 17 años fumaba como una carretera y se peleaba constantemente con su familia”.