Un día antes de que llegase al mundo la primera hija de Khloé Kardashian y Tristan Thompson, salían a la luz unos vídeos del jugador donde se le podía ver siéndole infiel a la menor de las hermanas Kardashian.

A pesar de la filtración de estos vídeos, el jugador de la NBA estuvo junto a Khloé durante el parto. Y aunque diferentes fuentes han revelado que las hermanas Kardashian le han declarado la guerra al padre de la hija de Khloé, aseguran que incluso Kim le llegó a escupir dentro de la habitación del hospital, parece que Khloé va a hacer borrón y cuenta nueva.

Según ha revelado una fuente cercana a Khloé a People, la estrella de 'Keeping Up with the Kardashians' está tan emocionada con la llegada de su pequeña que ha decidido perdonar a Tristan y olvidar su engaño: "Lo único que siente Khloé ahora mismo es felicidad.

Está encantada con su pequeña, todo en ella es amor. Nada más importa".