Kylie Jenner y Stormi no dejan de acaparar titulares. Desde que la niña naciera hace tres meses su primer selfie, la habitación del bebé o el cuerpo de Kylie tras ser madre han sido noticia. Ahora, otro tema muy comentado, vuelve a ocupar las portadas. La paternidad de Stormi vuelve a poner a Kylie en el ojo del huracán.

Antes de empezar a salir con Travis Scott, Kylie tuvo un romance con Tyga. El rapero estaba convencido de que él era el verdadero padre de la pequeña Stormi y ha sido muy insistente con el tema, por eso Kylie se ha visto en la obligación de hacerle las pruebas de paternidad a su hija.

Las pruebas de paternidad le llegaron a Kylie días antes de la primera publicación de la niña en el mes de marzo. Los resultados confirmaron que el padre de Stormi es Travis Scott por lo que Kylie le pidió a Tyga que se mantuviera callado sobre el tema.

Según recoge The Sun, Kylie accedió a hacerle las pruebas a la niña si Tyga le prometía no hablar nunca sobre el tema, y visto que Tyga no lo ha cumplido, ahora Kyile está "furiosa con su expareja", como así lo aseguran testigos al medio británico.