Kim Kardashian ha tenido que dar la cara y responder a los seguidores que han criticado el look de su hija North West. Se trata de un vestido de seda color mandarina, con un aplique en beige a modo de corpiño.

Un look que parece algo atrevido para la pequeña North. "Es sólo decoración, no es un corsé de verdad", dijo Kim con un vídeo en el que puede verse cómo simplemente se trataba de un adorno.

Pero las críticas siguen lloviendo y es que la reina del contouring ha tenido que recurrir a Twitter para responder a los que se atreven a criticar el estilismo su hija. "¡Nunca metería a mi hija en un corsé! ¡Es un vestido que compré y que tiene una tela de algodón que se anuda y parece un corsé! Solo es decoración", aseguraba Kim para zanjar finalmente el asunto.