Aunque durante su última visita al programa de Ellen Ellen DeGeneres, Kim Kardashian se pronunció sobre la reciente infidelidad de Tristan Thompson a su hermana Khloé asegurando que fue un duro palo para toda la familia, Kim también confesó que prefería no decir todo lo que pensaba para que cuando su sobrina fuese mayor no viese cómo había puesto verde a su padre públicamente.

Pero parece que Kim no puede ver a Tristan ni en pintura, y aunque no va a hablar de él ante los medios, tanto Kim como Tristan han dejado de seguirse a través de las redes sociales.

Una muestra de que la relación del padre de la primera hija de Khloé con la familia Kardashian está completamente rota.