Cuando parecía que entre Kourtney Kardashian y Scott Disick las cosas no iban a mejorar, nos sorprenden con un reencuentro, después de dos meses sin verse las caras, donde han estado riéndose y muy cómodos el uno con el otro

Según informa TMZ, la expareja ha disfrutado de un agradable día en Nantucket, Massachusetts, donde han almorzado los dos acompañados de sus tres hijos, Mason, Penelope y Reign, en el lujoso restaurante CRU.

Parece ser que los dos han decidido que lo mejor para sus hijos es mantener una buena relación entre ellos después de las duras acusaciones que se han lanzados estos dos últimos meses.

El último episodio fue en el Festival de Cannes cuando a Disick le superaron los celos al ver a su expareja y madre de sus hijos con el guapísimo Younes Bendjima, con quien fue fotografiada besándose y abrazándose.

Esperemos que este buen rollo dure mucho tiempo…