El robo que sufrió Kim Kardashian el pasado año 2016 ha dado mucho que hablar. La celebrity ha sufrido numerosas consecuencias y acabó alejada de la vida pública y de las redes sociales durante un largo tiempo. Además, despidió al encargado de su seguridad, y cuando parecía que se estaba recuperando, sufrió una recaída y se negó a viajar. Ha sido mucho lo que ha sufrido la millonaria a causa de ese desafortunado día en el que fue asaltada en el hotel de París en el que se alojaba durante la semana de la moda de la capital francesa.

Pero ahora parece que el cabecilla encargado de ordenar el atraco, Aomar Ait Khedache, ya está en manos de los fuerzas de seguridad y ha declarado que estudió pormenorizadamente a la actriz antes de asaltarla para conocer todo lo posible de su vida. Quiso saber todo lo posible sobre su vida y su riqueza, para acabar dando con su paradero.

Según ha informado el diario Le Monde, el ladrón se decidió por la familia Kardashian por la forma en la que tienen de mostrar sus joyas en Instagram y en Snapchat. "Las joyas fueron mostrados en el Internet, y dijo que no llevaba falsificaciones...", comentaba Aomar, "Sólo tenía que mirar en internet y que sabía todo, absolutamente todo", añadió. Pero parece que el atracador no solo recibió la información por las redes sociales. Alguien muy cercano a la empresaria dio información muy exacta de la vida de Kim.