Aunque lo vimos paseando por las alfombras rojas de todo el mundo durante la promoción de su última película, 'Aliados', Brad Pitt se ha convertido en la gran sorpresa de los Globos de Oro 2017.

El actor reaparecía sobre un escenario para entregar el premio a 'Mejor Película dramática', (que fue para 'Moonlight'), y fue uno de los grandes momentazos de la gala.

Desde su sonado divorcio de Angelina Jolie, el actor mostraba un aspecto triste, pero parece que por fin Brad vuelve a ser el guapo seductor de siempre. Con un traje que le sentaba como un guante y con el que presumía de planta, el actor volvió a convertirse en uno de los más sexys de la noche.