La policía continúa investigando el atraco que en la madrugada del lunes sufrió Kim Kardashian en el hotel de apartamentos de lujo en el que se alojaba en París. Según TMZ, no fue una coincidencia que los ladrones se presentaran precisamente cuando la celebrity estaba sola en la habitación, de ahí que las autoridades barajen el chivatazo: “Los ladrones fueron alertados de cuál era el momento adecuado para atacar”.

Y es que su guardaespaldas personal, Pascal Duvier, quien días antes la defendía del beso que le quiso dar en el trasero el reportero ucraniano Vitalii Sediuk, se encontraba con las hermanas de Kim, Kourtney Kardashian y Kendall Jenner, en un club nocturno de la capital francesa. Todas están convencidas de que su escolta no está involucrado en el posible chivatazo, pero sí que están seguras de que alguien alertó a los delincuentes.

La policía está comprobando también los registros telefónicos de varias personas relacionadas con la mujer de Kanye West y de aquellas llamadas que se llevaron a cabo alrededor del edificio a la hora del robo.