EL ÉXITO EMPRESARIAL DE LA MENOR DEL CLAN

EL ÉXITO EMPRESARIAL DE LA MENOR DEL CLAN

Las polémicas normas de la inauguración de la tienda de Kylie Jenner

Las hermanas Kardashian son unas auténticas empresarias, y es que todo lo que tocan se convierte en éxito. La última en arrasar con su negocio ha sido Kylie Jenner, que ha inaugurado su primera tienda física. La industria de maquillaje que ha construido la pequeña del clan Kardashian-Jenner se ha vuelto imparable, y la inauguración ha cumplido las expectativas. Pero no a todos les ha parecido bien, pues las estrictas normas impuestas por la organización han decepcionado a algunos.

Kylie Jenner
Kylie Jenner | Gtres

Seguro que te interesa

Como era de esperar, la cola para entrar a la inauguración de la tienda de Kylie Jenner demostró que la celebrity mueve masas. Su esperada tienda de maquillaje por fin abría sus puertas en el centro comercial Topanga Westfield de Los Ángeles, y fueron muchos los que no quisieron perderse ese momento y, a pesar de la tremenda cola que se formó, esperaron impacientes para entrar y hacerse con los productos que deseaban.

Una prueba más de que todo lo que gira en torno a la familia Kardashian se vuelve un indiscutible éxito. Muchos de los seguidores fieles de los productos de Jenner pasaron la noche esperando en las puertas de la tienda, agotaron las existencias e hicieron que la apertura se volviese viral.

Y a pesar de todos los que salieron encantados después de ser de los primeros en pisar la tienda de la idolatrada Kylie, que se ha convertido en un referente para muchos jóvenes, hubo algunos a los que no les gustó tanto. Y es que, como si se tratase de la discoteca de moda que se llena cada noche, había unas normas que todo el que consiguiese entrar, que no era fácil por la gran masa de gente que esperaba en la puerta impaciente, debía cumplir.

Se limitó el acceso a la prensa para mantener el secretismo y continuar generando interés. Querían que fuesen los clientes los que por medio del boca a boca se encargasen de la publicidad. Además, estaba terminante prohibido sentarse mientras se hacía la cola para conseguir la pulsera que te acreditaba para entrar, aunque se tratase de una espera de hasta 10 horas.

Y no solo eso. El tiempo que podías estar en la tienda comprando era limitado. Un máximo de 20 minutos comprando y 10 para pagar, una estricta e incómoda norma que aseguraba alcanzar muy altas cifras de venta. A todo esto se suma que ningún producto tenía el precio puesto, y hasta la hora de pasar por la caja no se sabía la cantidad invertida.

Pero aun así, sus fans han asegurado que mereció la pena, y es que siguiendo la línea de sus hermanas, la tienda de maquillaje de Kylie Jenner es un negocio que arrasa.

@CelebritiesA3 | Madrid | 19/12/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.