Cuando Kim Kardashian se vistió para acudir a los premios CFDA nunca pensó que el vestido que iba a lucir de Proenza Schoeler le iba a costar la vida. La estrella televisiva se acercó demasiado a una vela y parte del material con el que estaba realizado el vestido, como la transparencia y las plumas, empezaron a arder sin control.

Por suerte, Pharrell Williams y su esposa, Helen, estaban muy cerca y reaccionaron a tiempo salvando así a la celebridad de terminar gravemente herida por las quemaduras.

Fue Kim la que ha hecho público el incidente a través de su cuenta personal de Instagram, la celebridad colgó una foto realizada durante el photocall, cuando ambas parejas coincidieron junto al siguiente mensaje: "¡Preguntad a Pharrell y Helen, que me salvaron la vida ayer por la noche! LOL Después de la entrega de premios en la cena, las plumas de mi vestido quedaron atrapadas en el fuego de una vela y ellos saltaron sobre mí para apagarlo" #EstábamosEn".