El atractivo actor Patrick Dempsey se divorciaba hace un año de su esposa, Jillian Fink,  y madre de sus tres hijos, Darby, Sullivan y Tallula, con la que llevaba casado desde hace 15 años. Pues parece que ahora el intérprete se ha arrepentido de la decisión y tanto él como su ex han meditado a lo largo de este tiempo y han llegado a la conclusión de cancelar el proceso de divorcio.

"Durante los últimos doce meses, ambos han estado trabajando en su relación. No están viendo a nadie más y están teniendo citas de nuevo. En muchas de ellas se llevan a los niños con ellos", asegura un amigo de la pareja a la revista People.

Y es que, la pareja se sigue queriendo y consideran que también es lo mejor para sus hijos. Aunque quizás esta no sea la noticia que más le haya gustado escuchar a los fans del actor. Aun así, nos alegramos mucho por él y que haya vuelto a dar una segunda oportunidad al amor.