Después de dos años sin publicar nada en las redes sociales, Paris Jackson reconoce que se debió a que a los 14 años, ahora tiene 18, intentó suicidarse debido a los comentarios negativos que recibía a diario. Sin poder evitar las lágrimas, la hija de Michael Jackson revela que decidió volver a hacer pública su cuenta de Instagram debido a la insistencia de sus seguidores, pero admite que "nada ha cambiado" y que sus enemigos siguen acosándola.

"No entiendo como existe tanto odio en estos momentos", señala la joven. Además, con gesto de desesperación afirma que ha intentado todo para que no le afecte las crueles críticas: "He dado la cara, he bloqueado a mis enemigos, no leer sus comentarios. He intentado muchas cosas, ignorarlos, hacer caso omiso, pero es difícil cuando es tanto".

Jackson también dice que no entiende por qué es el blanco de tantas críticas ya que "intenta ser amable con todo el mundo". El objetivo de esta confesión por parte de la hija del rey del pop es abrirse con todos sus fans que le muestran su apoyo a diario, y por último pide perdón si ha hecho algo que haya podido generar la molestia de los usuarios que la atacan. "Estoy cansada. Estoy realmente cansada", sentencia.