Si la semana pasada los desnudos de Orlando Bloom y Justin Bieber marcaron el ritmo de la prensa del corazón, esta semana lo ha hecho un tema bastante más desagradable, el enfrentamiento de Egor Tarabasov y Lindsay Lohan y la discusión de Courteney Cox y Johnny McDaid.

Las lágrimas de Irina Shayk en la final de Wimbledon por una discusión con Bradley Cooper son más recordadas que la victoria de Andy Murray, al menos en el mundo celebritero, aunque la modelo alegó que fueron debido a una alergia, la cara del actor delataba durante el partido delataba que la ex de Cristiano Ronaldo estaba dando una excusa. Beyoncé y Jay-z también tuvieron durante un momento tenso en un partido de baloncesto. Cuando la cantante se dio cuenta que había sido pillada por las indiscretas cámara intentó disimular poniendo cara de despistada.

Las siguientes discusiones presagiaban ya el final de las siguientes parejas. Justin Bieber y Selena Gomez no tuvieron reparos en discutir en mitad de un restaurante e incluso terminaron saliendo en coches sus separados. Aunque su reconciliación es todavía esperada por muchos de sus seguidores, por ahora el cantante se lo está pasando muy bien con Sahara Ray. La pareja de españoles de Miguel Ángel Silvestre y Blanca Suárez también protagonizó un encontronazo en mitad de la calle hizo ver que la crisis entre ambos era un hecho.

Otros que también se convirtieron en protagonistas del papel papel couché fueron Shia Labeouf y Mia Goth, el actor y su novia fueron grabados en vídeo mientras discutían acaloradamente. ¡Haya paz!