Felices y para siempre hasta que la vida les separe. Así estarán en breve la pareja formada por Miley Cyrus y Liam Hemsworth una vez que se den el ‘sí quiero’. Una decisión que han tomado después de llevar tres años de relación con idas y venidas pero, que a fin de cuentas, ha acabado en compromiso. Una situación usual entre algunas parejas de celebrities que después de romper, volvieron con más ganas que nunca dispuestos a que lo suyo acabara en boda.

Y si no que se lo digan al guapo de Justin Timberlake y a Jessica Biel. Los actores comenzaron a salir en 2007 poniendo el primer punto y a parte en su relación en marzo de 2011. Sin embargo, volvieron a las pocas semanas anunciando su compromiso matrimonial en enero de este mismo año. Un ‘Ni contigo, ni sin ti’ que sirve también para resumir la relación que ha terminado en boda para Kate Moss y Jamie Hince. El componente de ‘The Kills’ y la modelo mantenían una verdadera historia de amor-odio que acabó en el altar.

O como la actriz Megan Fox y su marido Brian Austin Green, que en un intento de remontar una caída en picado en su relación decidieron volver juntos para, ya sí, no separarse jamás. En cambio, una separación sin divorcio fue lo que salvó finalmente la relación matrimonial que a día de hoy se encuentra mejor que nunca: la formada por Pink y Carey Hart.

Y la realeza tampoco se libra de las idas y venidas sentimentales. El príncipe Guillermo y Kate Middleton forjaron su amor entre las paredes de la Universidad de St. Andrews siendo aún casi adolescentes, y poco antes de terminar sus licenciaturas pusieron fin a su historia de amor. Una historia que, como la de todo cuento de hadas, terminó en boda. Ya llevan más de un año de casados y están demostrando que son tal para cual. Y así, ¡fueron felices y comieron perdices!