La relación de Orlando Bloom y Katy Perry va viento en popa. Desde que la pareja comenzó su relación hace tres años han sido innumerables los románticos gestos que hemos visto por parte de el actor y la cantante. Unos gestos que demuestran que la pareja no puede estar más enamorada, tal es así que decidieron dar un paso más y comprometerse el pasado febrero.

Aunque han pasado varios meses y no hay noticia de que la ceremonia vaya a celebrarse pronto. Y según ha revelado el actor, el motivo es su matrimonio anterior con la modelo Miranda Kerr, con la cual estuvo casado tres años. Tal y como explicó en el estreno de la serie 'Carnival Row': "He estado casado y acabé divorciandome y no quiero que vuelva a pasar lo mismo". Un evento donde hay que destacar que Katy se llevó todas las miradas debido a un detalle que confundió a muchos.

Miranda Kerr y Orlando Bloom | Agencias

Allí Bloom siguió explicando: "Tanto Katy como yo somos conscientes de que esta es una montaña que tenemos que escalar poco a poco, y que en términos de una relación nunca vamos a llegar a la cima de esa montaña. A mí me encanta evolucionar y, afortunadamente, ella también lo hace", una declaración que demuestra que a pesar del miedo que tiene al matrimonio, quiere un montón a la cantante.

"Antes de dar el paso tenemos que confiar mucho el uno en el otro, sobre todo cuando nuestros trabajos nos obligan a permanecer tanto tiempo separados. Tenemos que ser capaces de hacer lo que necesitemos hacer y que aun así nos sintamos unidos para emprender este viaje juntos", añadió.

Y es que parece que no se van a escuchar campanas de boda hasta dentro de un tiempo, pero eso no quita que la pareja siga disfrutando de pequeños momentos de amor: "A ella le encantan los grandes momentos. Yo que estoy loco por ella, todavía estoy intentando que aprecie los pequeños gestos. Pero lo guay de todo esto es que ambos estamos aprendiendo a tenerlos juntos".

Seguro que te interesa...

El método antiedad que Katy Perry se introduce por el ano