Nicole Kidman ha concedido una entrevista a la revista británica 'Tatler' en donde revela lo que supuso para ella atravesar por la experiencia del aborto, un tema del que no se habla lo suficiente.

Kidman estuvo casada con el actor Tom Cruise desde 1990 hasta el año 2001. Durante su relación la intérprete sufrió dos abortos, uno al principio, cuando solo tenía 23 años, y otro al final: "Tuve un aborto espontáneo al final de mi matrimonio, y tuve un embarazo ectópico al comienzo. Fue increíblemente traumático para mí", confiesa la actriz.

Una experiencia muy dura para ella y que le ha marcado para siempre: "Sé lo que es el anhelo. Ese anhelo. Es grande y doloroso. ¡Y la pérdida! La pérdida después de un aborto natural es algo de lo que no se habla lo suficiente. Supone un gran dolor para algunas mujeres".

Tras su primer aborto, Nicole y Tom adoptaron a sus dos hijos mayores, Isabella y Connor: "Por otro lado. La otra cara de tener que pasar por tanto anhelo y dolor para llegar hasta la sensación de '¡Ahhh!' cuando tienes un hijo", comenta sobre el sentimiento que sintió al convertirse finalmente en madre.

Además, también declara que ella vivió con total normalidad la adopción pues es algo que ha vivido desde pequeña e su casa: "Mi madre tenía una hermana adoptada, así que (la adopción) siempre ha formado parte de mi familia y sabía que de alguna manera formaría parte de la mía. Lo que no sabía es que ocurriría tan pronto".

Tras su divorcio, Kidman se volvió a casar con el cantante Keith Urban con quien sí consiguió tener dos hijas biológicas, Sunday Rose y Faith.