Naya Rivera ha solicitado de nuevo el divorcio de su todavía marido Ryan Dorsey. La actriz lo pidió hace un año pero a principios del 2017 lo paralizó. Ahora ha vuelto a dar marcha atrás.

Todo ello llega tan sólo unas semanas después de que Naya protagonizara un episodio de violencia doméstica en su hogar. Según señaló Ryan, ella le golpeó en la cabeza y en el rostro, de hecho tenía un vídeo en el que así lo demostraba.

“Este es un momento difícil para todos en la familia, especialmente para Naya y para mí. Esto no es un reality show, es nuestra vida privada y le pido, especialmente a los medios, respeto y que nos traten como lo harían con alguien querido”, escribía Dorsey en sus redes sociales.

Lo cierto es que la pareja lo ha intentado y ha puesto de su parte, pero sus diferencias parecen ahora irreconciliables, por lo que podría ser que finalmente pusieran fin definitivamente a su matrimonio: “Ellos quieren que esto funcione por el bien de su hijo”, decía una fuente cercana a la pareja, pero se ve que no acaban de hacerlo.