Hay famosas que se hacen retoques estéticos simplemente para sentirse más guapas, pero hay otras que deciden recurrir al bisturí para terminar así con los complejos que acarrean desde hace años.

Naya Rivera acaba de lanzar al mercado sus memorias 'Sorry Not Sorry', en ellas la actriz y cantante habla desde el aborto que sufrió durante del rodaje de 'Glee', sus trastornos alimenticios, así como lo importante que ha sido operarse el pecho.

Naya ha confesado que los 8.000 dólares que invirtió en operarse el pecho ha sido el dinero mejor invertido de su vida. Y es que Naya arrastraba grandes complejos debido a este tema por lo que en cuanto reunió dinero suficiente no dudó en ponerse dos buenos 'melones'.