Melanie Griffith se ha mostrado más cercana que nunca al hablar sobre su actual estado de salud durante el último evento organizado por 'Women’s Brain Health Initiative'. La actriz de 60 años ha declarado que sufre epilepsia desde hace tiempo, pero divorciarse de Antonio Banderas le ha facilitado sobrellevarla.

Melanie ha confesado que tardaron 20 años en diagnosticarle la enfermedad a pesar de que con su exmarido sufría graves situaciones de estrés que le provocaban ataques epilépticos. "El divorcio fue la verdadera cura para mí", ha comentado durante la charla.

También se ha atrevido a confirmar que su estrés ha desaparecido desde que no está con Banderas y ha declarado: "Ya no me siento estresada". La intérprete, además, ha afirmado que antes tenía demasiadas tareas que le impedían relajarse.