El pasado martes Jayden, el hijo de 13 años de Britney Spears y Kevin Federline, hizo un polémico vídeo en directo en su perfil de Instagram para hablar abiertamente de cualquier tema que sus seguidores le propusieran.

Un vídeo que puso en una posición incómoda a sus padres por muchos temas. Primero porque reveló que su hermano mayor Sean y él pasan más tiempo con su padre que con su padre, segundo porque soltó el bombazo de que la carrera musical de Britney, conocida como la princesa del pop, podría haber llegado a su fin.

Y tercero, porque le preguntaron sobre la polémica de su abuelo materno, Jamie Spears, que había agredido presuntamente a Sean. Ante esto, Jayden mostró la mala relacion que ambos mantienen con su abuelo y dijo unas duras palabras: "por mi podría morirse".

La gran pregunta es... ¿quién le ha dado permiso para sincesarse tanto ante sus seguidores sobre su vida personal? El joven reveló que su padre, segundo marido de Britney, no le importaba que hablara de sus asuntos familiares. Sin embargo, no ha sido así ya que ha sido el bailarín el que ha revelado, mediante su representante, que hablará con su hijo sobre la necesidad de proteger su vida privada.

"Esto es exactamente lo que sucede cuando un chico de 13 años se comporta como si tuviera 13 años. Kevin está manejando esta situación al igual que se esperaría que lo hiciera cualquier padre responsable", confesaba el padre de la criatura.

...

Seguro que te interesa...

El vídeo del azafato de vuelo imitando a Britney Separ que se ha hecho viral