El pasado viernes la Policía detuvo a Kate Major, la mujer de Michael Lohan. Lindsay Lohan no está pasando por su mejor momento tras la situación que vive en casa. Los agentes acudieron hasta la casa de los Lohan por la llamada de Michael.

Su mujer llegaba a casa en estado de embriaguez y el padre de Lohan decidió llevarse a sus hijos. Kate, desconcertada, llamó a la Policía y acusó a su marido de secuestro de los pequeños. Tras haber grabado lo sucedido, los agentes decidieron detener a la periodista para llevar a cabo una evaluación psiquiátrica.

Parece que no es la primera vez que el padre de la actriz tiene problemas con su pareja. Tras unos meses en la cárcel por saltarse la libertad condicional y atacar a un policía en Miami, Michael quiso volver a convivir con ella. Esperemos que este drama familiar acabe pronto.