Lindsay Lohan se ve envuelta de nuevo en polémica. Esta vez, no por su conducta o malos hábitos. La actriz ha protagonizado junto a su prometido, el millonario Egor Tarabasov una acalorada discusión que ha terminado con la intervención de la Policía y con la acusación de la intérprete a su novio de malos tratos e infidelidad.

El pasado 23 de julio, a las 5:10 de la madrugada, Lohan discutió fuertemente con su novio en su casa de Knightsbridge, Londres. Un vecino se encargó de grabar el enfrentamiento donde se escucha decir a la actriz: "Socorro. Me está estrangulando. Casi me mata". Además, continúa gritando: "Egor me has estado estrangulando constantemente. No se puede estrangular a una mujer y pensar que está bien. Todo el mundo vio que me tocaste. Se grabó. Vete. Eres un puto loco. Estás enfermo. Necesitas ayuda. Es mi casa, sal de mi casa". Además, Lohan acusó a su chico de haberse ido de fiesta con la diseñadora Dasha Pashevkina y en el vídeo la llama "prostituta rusa".

La actriz termina diciéndola hasta su entonces su chico que han terminado. La Policía, alarmada por los gritos, acudió a la vivienda donde pudo comprobar que la cerradura estaba forzada. Lindsay ha zanjado el tema a través de Instagram: "Por desgracia un asunto privado se ha convertido en público. Estaría muy agradecida si mi prometido y yo pudiésemos arreglar nuestros asuntos personales por nuestra cuenta. Hay cosas más importantes en el mundo que nuestra relación", ha escrito junto a una imagen de una nube en forma de corazón.