Monísima de la muerte, Lindsay Lohan ha vuelto al juzgado para declarar por el supuesto robo de un collar en una joyería de Venice, California. Acompañada por su madre y con una actitud relajada, no dudó en declararse inocente, pese a los videos en los que se la ve claramente ‘choriceando’ el collar de casi 3000 dólares.

El juez le dio a Lohan dos semanas para decidir si va a juicio o toma el acuerdo presentado por la fiscalía, pero cualquier decisión podría hacer que la actriz termine tras las rejas...

Logró pagar un fianza y salir en libertad hace algunos días pero la historia continúa y, el próximo 10 de marzo, tendrá que acudir a otro juicio. ¿Con qué modelito irá? ¿Se pondrá tan mona como ésta última vez? No te pierdas la galería en la que te mostramos los modelitos que se pone Lilo para ir al juzgado.