Jeremy Meeks ha pasado de posar ante las autoridades para la ficha policial a posar delante de un fotógrafo profesional para prestar su imagen a un equipo de la NBA. A partir de ahora, el modelo seguro que podrá dar una vida mejor a su mujer y a sus tres hijos. Leonardo DiCaprio tuvo una infancia muy complicada ya que vivía en los suburbios de Los Ángeles donde las drogas eran el pan de cada día. Ahora el actor vive entre ángeles pero de carne y hueso y con medidas de infarto. No ha sido el único que antes posar en las alfombras rojas tuvo primero que conocer la pobreza, Tom Cruise, Johnny Depp y Daniel Craig conocieron de cerca lo que es pasar hambre. El primero trabajó de basurero, jardinero e incluso de conserje antes de estar en los sets de rodaje. El protagonista de 'Piratas del Caribe' vivió en hoteles de carretera debido a los problemas económicos de sus padres y Hyde Park fue la casa de James Bond durante un tiempo ya que a su padre lo desahuciaron.

Halle Berry, Charlize Theron y Naomi Watts tienen algo en común, las tres son hijas de madres divorciadas que tuvieron que luchar mucho para sacarlas adelante. Los padres de Berry y Theron eran hombres violentos, tanto es así, que Charlize tuvo que ver como su madre mataba a su progenitor en defensa propia. Hillary Swank y Kate Winslet vivieron con estrecheces antes de alcanzar la popularidad. El personaje que interpretaba Winslet en 'Titanic' poco se parecía a su vida real. Además, sufrió acoso escolar pero reconoce que siempre contó con el apoyo de su familia.

Sara Jessica Parker es un ejemplo de elegancia y su personaje de Carrie en 'Sexo en Nueva York' la catapultó como una de las actrices mejores vestidas de Hollywood, pero antes de eso, Parker tuvo que vivir con sus siete hermanos en una casa sin luz y se mantenían gracias a la caridad de sus vecinos.