Nicole Kidman fue una de las galardonadas durante la entrega de premios de los Globos de Oro. Consiguió el premio a Mejor Actriz de una miniserie o película por su papel en Big Little Lies y a su galardón le acompañó el clásico discurso del premiado.

Kidman quiso aprovechar esta oportunidad para dedicarle unas bonitas palabras a su marido Keith Urban quien recientemente le ha regalado una casa valorada en 40 millones de dólares para que la actriz pueda cumplir su sueño de actuar el Broadway. "Cuando mi mejilla está junto a la tuya, todo se desvanece. Y eso es amor. Te quiero muchísimo", le dijo al cantante de country quien no pudo evitar emocionarse.

La actriz también quiso dedicar unas palabras a sus compañeras de reparto con quienes ha establecido una fuerte amistad, todas ellas comprometidas con la protesta por los numerosos casos de abuso sexual que azotan la industria de Hollywood. Además, le dedicó el premio a su madre, Janelle Ann Kidman, quien fue abogada, defensora del movimiento feminista y un gran apoyo para la artista a lo largo de su carrera.