Kim Kardashian todavía se está recuperando del susto que vivió hace una semana cuando unos ladrones entraron en el apartamento de lujo en el que se hospedad en París para robarle.

Tras amordazarla y arrebatarle su alianza de boda los asaltantes le quitaron un cofre repleto de joyas valoradas en 10 millones de dólares, unos 9 millones de euros. Ahora, según ha informado el canal de televisión M6 una de estas joyas ha sido encontrada en las proximidades de la calle Tronchet, cerca de la plaza de la Madeleine, donde se encuentra el palacete en el que está el apartamento de lujo que Kardashian, por lo que parece ser que los ladrones la perdieron en su huida.

La policía no tiene duda que se trata de una de las pertenencias que le sustrajeron a Kim, por lo que tras hallarse esta joya se ha convertido en un objeto de prueba en manos de la Brigada de Represión de los Bandidos (BRB) que se encarga de la investigación.

Por el momento, Kim Kardashian tiene bastante miedo a salir a la calle, tal y como apuntan medios estadounidenses, y el reality que protagoniza junto al resto de sus hermanas ha sido suspendido de forma indefinida.