Si este pasado martes Irina Shayk y Bradley Cooper eran fotografiados por primera vez tras los Oscar 2019 con semblante serio, ahora The Sun ha publicado lo que podría ser la prueba definitiva de que la modelo rusa está un poco celosa con la actual relación de Bradley y Lady Gaga.

Después de que todo el mundo comentase la desbordante complicidad que desprendieron sobre el escenario de los Oscar el actor y la cantante, el portal The Sun va a más allá y asegura que Irina ya estaba un poco mosqueada desde hace tiempo ya que, según publican, la top dejó de seguir a Gaga en Instagram el pasado 30 de enero.

¿Estamos ante la prueba definitiva de que no es todo tan bonito como nos quieren hacer ver?