Kylie Jenner y Travis Scott han decidido separarse, pero lo han hecho de la mejor forma posible y sin dramas de por medio, aunque la custodia de la pequeña Stormi es un tema sobre el que deberán debatir largo y tendido.

Sin embargo, fuentes cercanas a la pareja han asegurado al portal The Blast que "estuvieron distanciados por un tiempo, trataron de hacer que funcionara, pero finalmente necesitan tomarse un tiempo separados".

Aunque, por supuesto, su hija es y seguirá siendo su principal preocupación, por lo que compartirán la custodia al 50%. Y es que tampoco es seguro que en algún punto vuelvan a darse otra oportunidad y que solo se estén tomando un tiempo. "Ellos han roto y han vuelto varias veces", ha informado diferentes fuentes.

¡Tenemos el corazón roto!

Seguro que te interesa...

La prueba definitiva de que Kylie Jenner no usa Photoshop para retocar su cuerpo