Todo lo que las hermanas Kardashian-Jenner tocan, acaba triunfando. Lo vimos con el imperio de emojis y apps de Kim, los pantalones para todas las tallas de Khloé o la imparable carrera como modelo de Kendall. Y ahora le toca el turno a la pequeña del clan, Kylie Jenner, que apostó por los productos cosméticos y por una marca de ropa junto a su hermana Kendall.

La empresaria de tan solo 19 años ha conseguido posicionarse en la lista de Forbes de los menos de 30 años más influyentes, y todo gracias a su línea de cosméticos, un imparable negocio de fama mundial que lidera el comercio digital y que está arrasando. Sus primeros pasos fueron comercializando tres barras de pintalabios con un acabado mate y con un predominante tono tierra, y ahora cuenta con un amplio abanico de más de 50 colores diferentes que satisfacen las necesidades de todos los gustos, junto a una gran gama de productos cosméticos, neceseres y otros objetos con su logo, e incluso camisetas y sudaderas con su foto.

A esto se suma su incesante éxito en las redes sociales que le permite la difusión de todo lo que hace a sus millones de seguidores y la firma de ropa que comparte con su hermana Kendall. Se puede decir que se ha convertido en una de las mayores referentes para muchas generaciones, y que para algunos ya es 'La nueva Kim Kardashian', y es que la pequeña de la familia viene pisando muy pero que muy fuerte.