Aunque sabemos que los años pasan para todos, hay algunos que lo de envejecer lo llevan mejor que otros. Pues lo mismo ocurre en el panorama celebritero, y es que aunque algunos tienen sus trucos para aparentar menos de lo que tienen, hay otros que aun teniendo la misma edad la diferencia entre ellos es abismal.

El primer ejemplo con el que nos encontramos es el de Miley Cyrus y Kate Upton, las dos tienen 22 años pero parece que Miley se ha quedado en su etapa de niña Disney y su cara sigue siendo la de una adolescente. Lo mismo ocurre con Kylie Jenner y Elle Fanning (17), Gigi Hadid y Courtney Stodden (20), Jennifer Lawrence y Sarah Hyland (24), Taylor Swift y Helen Flanagan (25) o Lindsay Lohan y Rosie Huntington-Whiteley (28).

En el mundo masculino VIP también hay famosos que aun teniendo la misma edad parecen mucho más mayores unos que otros. Y es que aunque Jared Leto y Martin Freeman tiene ambos 43 años, este último parece el padre de Jared. Ryan Gosling y Macaulay Culkin (34) y Andrew Garfield y Jonah Hill (31) también son otros VIPs cuya apariencia de edad está a años luz.