Parece que Kylie Jenner ha seguido el ejemplo de su familia y ha estrenado su propio reality. Fue el domingo cuando se emitió el primer capítulo de su programa, 'Life of Kylie', un episodio donde ha hablado abiertamente sobre su vida personal.

Una de las cosas que dijo, y que más ha sorprendido, fue cuando la pequeña de las Kardashian- Jenner confesaba que ella nunca quiso ser famosa: "Kim siempre dice que ella nació para esto y yo la respeto, pero es muy difícil hacer cosas normales cuando toda la gente sabe quién eres. Yo no escogí esta vida, pero tampoco voy a decir que no he alimentado seguir manteniendo esta forma de vida", y es que, Kylie lleva 10 años viviendo entre cámaras.

Aunque siempre haya formado parte del exitoso reality 'Keeping Up With The Kardashian', ella siempre se ha sentido en un segundo plano respecto a la fama de sus hermanas, pero tiene claro que ser tan conocida a ella no le hace feliz: "Este tipo de cosas no es la felicidad verdadera".

Lo cierto es que por mucho que Kylie diga que no le gusta la fama, es imposible negar que gracias a ella ha alcanzado muchos de sus objetivos, como lanzar su colección de cosméticos.

También ha hablado sobre cómo le afectan las redes sociales donde ya cuenta con 90 millones de seguidores en Instagram: "Sé que me he hecho aún más famosa con mi cuenta de Instagram y con mis fotos, pero quiero que sepan que no soy ese tipo de personas que buscan atención todo el tiempo. De hecho, me vuelve loca, porque me recuerda todo el tiempo quien soy".

Al preguntarle sobre cómo era tener una hermana como Kendall Jenner, considerada ya como una de las top models más reconocidas del momento, la chica reality contestó muy sincera dejando entrever un punto de inseguridad: "Veo a mi hermana junto a Bella (Hadid) y Haliley (Baldwin) y no sé cómo hacen para siempre lucir bien. Parece que nacieron para ello. Se ven estupendas. A veces me gustaría ser como ellas, pero simplemente no es así''.