Kristen Stewart en la portada de Vanity Fair

Ya es por todos sabido que Kristen Stewart es una chica tímida, tímida. Pues la actriz ha querido abrirse un pelín en el próximo número de julio de la revista Vanity Fair y contar algunas de las intimidades de su época adolescente. Y por lo que comenta, la chica no lo pasó muy bien durante esa época tan complicada…

Al parecer, y según cuenta la actriz de 22 años, fue intimidada por sus compañeros de colegio e instituto, por no vestirse como el resto de chicas. “Si miras una foto mía de antes de los 15 años soy un chico. ¡Me ponía la ropa de mi hermano!”, le comenta a la publicación Kristen. “No me importaba mucho, pero recuerdo que se burlaban porque no usaba jeans Juicy. Ni siquiera pensaba en ello. Me ponía mi ropa de gimnasia”, asegura.

Stewart continúa diciendo: “No es que me importase que se burlasen de mi, pero lo que realmente me molestó fue ver como una chica, cuando estaba en sexto grado, me miró diciendo: ‘Oh, dios mío! Es asqueroso! No se afeita las piernas!’”. Pero tras el colegio, cuando llegó la fama, la vida de Kristen no mejoró, según cuenta ella misma: “Si buscas en Google mi nombre, unas de las primeras cosas que se ven son las imágenes en las que aparezco fumando en pipa, en mi coche, con el que era mi novio a los 18 años”, recuerda. “Al día siguiente todos hablaban de mí como si yo fuese una idiota delincuente. Cuando realmente yo era un bicho raro, una chica muy creativa, pero que fumaba hierba… Pero aquello cambió mi vida diaria”.

Ahora, Kristen se ha convertido en una obsesiva de su vida privada y, aunque la vemos posar como una auténtica modelo en las portadas de las mejores revistas de medio mundo, su dura adolescencia le ha marcado para disparar su timidez a grados insospechados. Una característica de la actriz que también tiene su encanto, ¿no? O si no, que se lo digan a su querido churri, Robert Pattinson.