Kim Kardashian y Kanye West están pasando por una de las crisis sentimentales más fuertes que han tenido en su matrimonio pero parece que la hija de Kris Jenner quiere ponerle punto y final a esto. La mediana del clan Kardashian está decidida a soliticar el divorcio a pesar de que la pareja está esperando que en unos pocos meses nazca su tercer hijo.

La revista Life & Style ha informado de que Kim se encuentra ya mentalizada para seguir adelante con su vida y que quiere terminar ya con el matrimonio.

Esta crisis matrimonial ha venido agravándose desde que el rapero Kanye tuvo que ser ingresado en un centro hospitalario por un grave brote nervioso. Desde entonces Kim ha intentado ayudar a su marido en su recuperación, pero dice estar agotada y tiene unas necesidades que Kanye no puede satisfacer.