Kim Kardashian no puede estar más contenta desde que hace siete meses comenzase con la dieta Atkins con la que ya ha conseguido perder 32 kilos. La socialité ha publicado un vídeo en Snapchat donde da buena muestra de ello y presume de lo fino que se ha quedado su cuello tras su cambio físico.

"Chicos, tengo un problema, mi gargantilla parece mucho más grande. Es salvaje o ¿qué?", dice irónica la hija de Kris Jenner. Aunque Kim ha recibido numerosas críticas debido a haber seguido una estricta dieta, la socialité no se cansa de alardear de su nueva figura e incluso llegó a publicar una imagen subida a un peso donde marcaba que 125,6 libras o lo que es lo mismo casi 57 kilos. ¡Menudo cambio!

Tan orgullosa está de su sacrificio durante estos meses que la hermana de Kendall Jenner declaró una reciente entrevista con el siguiente paso que ya estaba tardando en hacer, ¡desnudarse! "¿He publicado alguna selfie desnuda desde que he perdido todo este peso desde el embarazo? No lo creo. Prepárense". ¡Qué tiemblen las redes sociales!