Kim Kardashian acaba de compartir con todos sus seguidores una noticia que la ha hecho volver de nuevo de cabeza al gimnasio, y es que aunque la estrella de 'Keeping Up with the Kardashians' se cuida mucho, hay épocas que cuesta mucho más y dejamos de lado esas buenas rutinas de ejercicios y alimentación, y claro, esto pasa factura...

Kim ha recurrido de nuevo a su famosa entrenadora personal Melissa Alcantara después de haber cogido algún que otro kilo durante los últimos meses.

"A ver, a veces te sales del buen camino y tienes que proponerte trabajar a fondo. Yo estoy en una de esas etapas en que he perdido el norte. Creo que peso unos ocho kilos más que hace un año o un año y medio", explicaba a través de su Instagram Stories.

Sin embargo, la líder del clan Kardashian es de las que consigue todo lo que se propone, por lo que ya se ha puesto manos a la obra para adelgazar y recuperar esa envidiable figura de la que siempre presume. "Quiero decidir cuál sería un peso adecuado para sentirme bien conmigo misma y voy a tener que entrenar cueste lo que cueste. En realidad, la clave es mi alimentación. Hago mucho deporte, pero lo que debo vigilar es lo que como", ha añadido.

Y mientras ella se encuentra angustiada por su peso, su hermana Khloé vive obsesionada con los retoques estéticos, y es que ha llegado a un punto en el que hasta sus seguidores están preocupados por su apariencia. Y es que la ex de Tristan Thompson se parece cada vez menos a sí misma y sus labios han alcanzado un volumen casi surrealista.