Kim Kardashian y Kanye West han puesto fin a un tiempo marcado por los rumores y especulaciones sobre su pareja, que indicaban que habían puesto fin a su relación. Según ha informado el portal de noticias TMZ, ambos han decidido callar a todos los que aseguraron que se habían divorciado y se han presentado juntos ante los medios. Su primera aparición pública después de mucho tiempo alejados de las cámaras.

Desde que Kim Kardashian sufrió el traumático robo en París que la ha alejado de la vida pública y social y de las redes sociales, no veíamos a la pareja aparecer juntos. Eso hizo que saltasen las alarmas sobre un posible punto y final en su relación. Cuando todos hablaban ya de divorcio, ellos han querido aparecer juntos para callar los comentarios.

La imagen que ha compartido TMZ muestra a la pareja en una cena en Giorgio Baldi, Santa Monica. Y es que según ha asegurado el portal de noticias, ambos saben que son un estupendo reclamo para los paparazzis y su presencia a la salida del restaurante estaba asegurada, así que decidieron aparecer juntos ante los medios como muestra de que su relación continúa.

Han superado juntos los problemas a los que se ha enfrentado Kim Kardashian después del robo a punta de pistola que sufrió el pasado mes de octubre, y los problemas de salud de Kanye West por culpa del estrés, de la falta de descanso, del exceso de trabajo y de la llegada de fechas muy complicadas para el cantante, que no ha conseguido superar la pérdida de su madre. Esta aparición ha sido el momento que estaban esperando para demostrar a la prensa que siguen muy unidos.

Pero lo que más ha sorprendido, ha sido el look de Kim Kardashian, que al contrario de lo que nos tiene acostumbrados, no lucía grandes y ostentosas joyas. Parece que desde el robo Kim ha decidido dejar los diamantes en casa, y se limitó a llevar el anillo de su boda.