Kim Kardashian acaba de revelar un dato de lo más curioso sobre el pequeño Psalm, su cuarto hijo, y es que en un principio no se iba a llamar así.

De lejos es sabida la gran entrega del marido de la reina de los realities, Kanye West, a la religión y la gran fe que profesa. De hecho, el rapero incluso ejerce de pastor y da misa los domingos. Así, quería que su hijo tuviera un nombre bíblico, tal y como la propia Kim ha confesado en el último episodio de 'Keeping Up With the Kardashians'.

"Yo quería llamarle Ye, pero a Kanye no le gustaba porque no significaba nada", comienza explicando. "Entonces decidimos que lo mejor era buscar en la Biblia todos los nombres que tuvieran Ye al principio, pero el único que existía era Yehezkel. Menos mal que Kylie nos llamó en el último segundo antes de que tuviéramos que inscribirle y nos sugirió Psalm porque pegaba mucho con Saint, el de su hermano mayor".

Así, por lo visto Kylie Jenner tuvo mucho que ver en la elección del nombre de su sobrino, que finalmente ha sido del agrado de todos. Aunque ahora la principal pregunta es… Si se animan a tener otro hijo, ¿cómo le llamarán?

Seguro que te interesa...

La increíble destreza que sabe hacer Kourtney Kardashian con su vagina