Surgen nuevas informaciones sobre el robo que sufrió Kim Kardashian esta semana en París. Los policías encargados de llevar a cabo la investigación sostienen que los ladrones realizaron el robo tras recibir un chivatazo desde dentro del círculo de Kim, ya que aseguran que es demasiada coincidencia que los atracadores supieran exactamente en qué momento la mujer de Kanye West se encontraba sola en el palacete donde se alojaba.

"Sabían con certeza que el guardaespaldas de Kim se encontraba con sus dos hermanas, Kourtney Kardashian y Kendall Jenner". Además, TMZ ha recabado información privilegiada del caso y aseguran que Kim señaló al conserje del hotel donde se perpetró el robo: "Conocía a la perfección todos sus movimientos y era conocedor del ascensor privado que tenía en su habitación". Este, por su parte, aseguró que fue amenazado por los atracadores que le obligaron a llevarle hasta la puerta de Kim, pero ella no piensa lo mismo: "El conserje esposado fue quien abrió la puerta de la habitación dejando pasar a los ladrones, quedándose de pie en todo momento y pese a estar encañonado él estuvo de lo más tranquilo. En una ocasión le pregunté: '¿Vamos a morir?', y éste con toda la calma respondió: 'No sé'. Además, cuando se fueron dejaron al portero en la entrada del hotel como si nada".

Un robo que tiene al todo el mundo intrigado y es que hay quienes han llegado a asegurar que ha sido una estratagema de Kim para llamar la atención. Incluso su gran amigo Karl Lagerfeld ha criticado la actitud de Kim: "No entiendo por qué estaba en un hotel sin seguridad...Si usted es tan famosa y se pone toda su joyería en las redes sociales, no dude que puede estar poniéndose en peligro. No puede mostrar su riqueza y luego sorprenderse de que algunas personas quieran hacerse con ella en los tiempos que corren".