Kim Kardashian vuelve a sorprender con una de sus excentricidades. Ahora se apunta a la moda del botox a pesar de que aún no llega a los 30. Pero, sus planes de belleza le han salido ‘rana’ porque ha sufrido una reacción alérgica como consecuencia de la inyección.

Cuando el médico le iba a suministrar la crema anestésica, la ex amiga de Paris Hilton prefirió no usarla: “Creo que puedo manejarlo, tengo una tolerancia muy alta al dolor”. Sin embargo parece que su piel no es tan resistente al dolor como ella cree, a juzgar por el hinchazón de ojos que muestra en las imágenes.

Con tan sólo  29 años, la popular joven ya ve en su rostro el reflejo del paso del tiempo; aunque después de ésta primera experiencia, asegura que pasarán años hasta que vuelva a hacerlo: "Nunca voy a hacer esto otra vez , al menos no hasta que tenga 40".

Tras la intervención, Kim aparece dándose un baño de espuma y aplicándose hielo sobre los ojos para reducir el hinchazón. ¿Habrá aprendido la joven actriz a no jugar con cosas de mayores?