Khloé Kardashian ha vivido unos días muy complicados. Poco antes de dar a luz se enteraba de que su pareja y padre de su hija, Tristan Thompson, le había sido infiel gracias a unos vídeos que salían a la luz en los que se podía ver al jugador de baloncesto acompañado por varias chicas.

Hace ocho días daban la bienvenida a la pequeña True, pero ahora Khloé ha tomado una decisión que parece ser definitiva: separarse de Tristan. La Kardashian ya tendría la decisión tomada y solo está esperando a que los médicos le dejen regresar a su casa de Los Ángeles junto a su familia.

En estos momentos todavía continúa en Cleveland, a donde se trasladó junto a su chico, ya que juega en este equipo. Tras salir a la luz lo de la infidelidad, rápidamente tanto su madre como sus hermanas hicieron las maletas para estar junto a ella y, pese a que parecía que Kholé podría perdonar a Thompson, nada de eso: para ella ya no hay vuelta atrás tras lo sucedido, tal y como ha revelado la revista People.