Khloé Kardashian siempre se ha caracterizado por su sinceridad tanto dentro como fuera del reality. Esta vez ha confesado que en 'Keeping Up With The Kardashians' se compartieron con los seguidores del programa dos situaciones un tanto delicadas que ella considera que nunca deberían de haberse emitido.

Una de estos eventos fue el terrible robo que sufrió su hermana Kim Kardashian en París y que luego contó para en el reality, una situación que le creó un auténtico trauma. Otra de las situaciones que Khloé cree que no fue oportuna sacar en el show fue el cambio de sexo de Caitlyn Jenner: "Es lo típico que pensamos que nunca debería haber sido grabado", decía.

Khloé ha expresado que no es fácil complacer a los fans. A veces se quejan cuando eliminan muchas escenas del reality, pero es que cuando no lo hacen también se molestan porque piensan que graban demasiado. Lo que sí está claro es que ningún miembro de la familia se hubiera imaginado nunca los 10 años de éxito que han tenido en todo el mundo.