Keith Urban y Nicole Kidman son una de las parejas estrellas de Hollywood que protagonizan gestos de cariño en cada evento al que acuden juntos, desde que se casaron en 2006. Siempre se han apoyado el uno al otro, tanto en lo personal como en lo profesional.

Por eso, el cantante de country le ha regalado a su mujer una casa de unos 40 millones de dólares en Manhattan, para que pueda perseguir su sueño de actuar en Broadway. Así lo ha confirmado una fuente cercana a la familia a Women’s Day:"Nicole está ansiosa por actuar en Broadway y hacer programas de televisión, y Nueva York es un lugar para ello mucho mejor que Nashville".

Se trata de una casa situada en el Upper East Side de 6 pisos. Tiene 7 dormitorios, 8 baños y 10 habitaciones. Además, la casa perteneció a Michael Jackson y fue construida en 1898. Una casa en la que vivirá toda la familia, incluidas las hijas del matrimonio, lo que además supondrá algo positivo para ellas. "Nueva York tiene algunos de los mejores colegios del país y las niñas podrían beneficiarse realmente de ese traslado", decía la fuente anteriormente mencionada.

La actriz está muy agradecida a su marido, no sólo por el importante desembolso que la compra de esta propiedad conlleva, sino por todo el apoyo y el cariño que le da. Algo que agradece públicamente siempre que tiene la ocasión.