La pasada Navidad las redes sociales eran testigo del paso de Kaley Cuoco por el quirófano para someterse a una operación de nariz.

Muchos señalaban que esta intervención se debía una mejora estética, pero la actriz ha querido dejar claro que no era así durante su visita al programa de Ellen DeGeneres: ?Fui adicta durante años a los sprays como el Afrin?, ha confesado.

?Si hubiese sido por estética no lo habría mantenido en secreto?, afirmó, y añadió: ?Mi adicción destrozó mis senos nasales y por eso tuve que operarme?.

Entre risas y bromeando, Cuoco contaba: ?Lo raro es que no hay ninguna foto mía por ahí ?esnifando? Afrin. Llegó un momento en que nunca era suficiente y se convirtió en un problema?. Y es que, según ella misma cuenta, en las entregas de premios y otros actos públicos buscaba siempre la forma de agacharse para usar el spray.