Cuando el amor está en su momento más álgido se pueden pasar por la cabeza muchas locuras que no piensas dos veces antes de hacerlo. Una de las más frecuentes es tatuarse en alguna parte de tu cuerpo algo referente a este amor que tanto quieres. Pero... cuando se acaba el amor el tatuaje permanece y ahí empieza el problema. ¿Qué hago ahora con este tattoo? A esta pregunta muchas celebrities han optado por borrar para olvidar.

Uno de los casos más frecuentes es el de la actriz Kaley Couco que tras casarse repentinamente ha decido borrar de su piel la fecha del que se supone que iba a ser 'el mejor día de su vida', el día que se casó con Ryan Sweeting, y que ha sustituido por una gran mariposa en la espalda.

Algo similar le pasó a la cantante Iggy Azalea que ha tenido que eliminar con láser los tatuajes que se hizo en los dedos de su mano izquierda y que hacían referencia a uno de los trabajos discográficos de su exnovio, el rapero ASAP Rocky.

Pero si hay uno que seguro tenemos en nuestra retina es el gran corazón que lucía orgullosa Melanie Griffith con el nombre de Antonio cuando todavía era pareja de Banderas y que tan dolorosamente tuvo que deshacerse de el tras pensar que el español era el hombre de su vida.