De vez en cuando no viene mal hacer un recorrido en la historia para recordar el antes y el después de nuestras VIPs más glamourosas. La alfombra roja de los Globos de Oro ha visto cada año vestidos de ensueño, pero también diseños que se han convertido en toda una pesadilla. Entre las celebrities que no han dado la talla a lo largo de estos años nos encontramos con Julia Roberts, quien en 1989 quiso recoger su preciado galardón de una guisa muy masculina, con camisa, una corbata terrorífica y una chaqueta que, seguramente, le había cogido prestada a su tatarabuelo. Nos hemos quedado de piedra al verla de esta guisa.

Ese mismo año, Cameron Díaz nos provocó dolor de cabeza con una especie de fusión de kimono/camisón tan mal elegido para la ocasión. Pantalones y tirantes fueron las prendas que escogió Gwyneth Paltrow en el año 2000 para pisar con garbo sobre la alfombra roja. Seguro que a día de hoy cambiaría mucho la cosa.

Si hay algo que no nos podemos quitar de la cabeza es a Björk y su homenaje innecesario a Michael Jackson junto a su bolso de búho. Quien tampoco nos convence nada de nada con su look total black tan imposible es el de Sarah Jessica Parker en 2003, todo un atentado a la moda. Beyoncé también ha cometido algún que otro error en el pasado, al igual que Mariah Carey en el año 2010 o Cher, quien parece que asistió a la entrega de premios con un disfraz de la Familia Adams.

Tina Fey a lo 'Mary Poppins', Helena Bonham Carter, Michelle Williams o una abrumadora Lucy Liu tampoco supieron elegir su mejor look para pasearse entre focos y flashes. Ya estamos ansiosos por descubrir los modelitos de esta nueva edición para conocer si las celebrities han aprendido la lección.