Los medios de comunicación (del mundo entero) han puesto el grito en el cielo con el último altercado que ha sufrido Kim Kardashian: un atraco en su habitación del hotel en el que podrían haberle sustraído el segundo anillo de compromiso que le regaló Kanye West y del que tanto presume en sus redes sociales.

Cuando se hizo el recuento de lo que había perdido, todo el mundo hablaba de un anillo valorado en 3 millones de euros, una joya que no solo tiene un gran valor económico, sino también sentimental.

Si fueran ciertas las sospechas, la prota de 'Keeping Up With The Kardashians' habría perdido un enorme diamante sobre una alianza de oro, un anillo diseñado por Lorraine Scwart en colaboración con Kanye. Éste último incorporó en el diseño el nombre de su hija.

La Paris Fashion Week se ha convertido en una pesadilla para Kimmie, que primero sufrió un altercado con un acosador, y después con los atracadores vestidos de policía que irrumpieron en su hotel. Según apuntan varios medios: la maniataron y la metieron en el baño. ¡Qué miedo!

Es por eso que horas después de lo sucedido cogió un avión privado para dejar atrás la noche vivida en la ciudad del amor en Europa y para rodearse de los suyos y sentirse protegida. ¿Volveremos a verla con su gran sortija o la habrá perdido para siempre?

Kim Kardashian | Gtres